Jubilación por invalidez. Aportante regular con derecho. Mínimo de Aportes. Pensión en carácter de cónyuge superstite.

Novedades en legislación y jurisprudencia on 6 Dec , 2016
De las circunstancias fácticas señaladas, se desprende con elevado grado de certeza que, atento al grado de incapacidad que fuera reconocido en autos -hecho no controvertido por el accionado-, y la extensa cantidad de años trabajados por el demandante, no resulta un escollo insalvable a los intereses del reclamante que no alcanzase la regularidad en los aportes que exige la normativa aplicable, ...

De las circunstancias fácticas señaladas, se desprende con elevado grado de certeza que, atento al grado de incapacidad que fuera reconocido en autos -hecho no controvertido por el accionado-, y la extensa cantidad de años trabajados por el demandante, no resulta un escollo insalvable a los intereses del reclamante que no alcanzase la regularidad en los aportes que exige la normativa aplicable, puesto que es evidente que no se configura un supuesto de captación de beneficio, si se repara en la existencia del extenso lapso de aportes señalado.

Se reconoce al causante el carácter de “aportante regular con derecho” y, en consecuencia, se ordena a la ANSES que otorgue a la actora, en su carácter de cónyuge supérstite del titular de la acción iniciada para obtener la jubilación y retiro por invalidez, el beneficio de pensión desde la fecha de su fallecimiento y que le abone las retroactividades que le hubieren correspondido al causante desde el año previo a la interposición del reclamo administrativo, más sus intereses, pues atento al grado de incapacidad que le fuera reconocido (72,93 % de la total obrera) y la extensa cantidad de años trabajados (24 años y 3 meses), no resulta un escollo insalvable que no alcance la regularidad en los aportes que exige la normativa aplicable, puesto que es evidente que no se configura un supuesto de captación de beneficio.

Cámara Federal de Apelaciones de la Seguridad Social Sala II

Gliozzi, José Antonio c/ Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES) s/ Jubilación y retiro por invalidez

fecha: 01-07-2016

Texto completo:

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los…, reunida la Sala Segunda de la Excelentísima Cámara Federal de la Seguridad Social para dictar sentencia en estos autos GLIOZZI, JOSE ANTONIO c/ ANSES s/ JUBILACIÓN Y RETIRO POR INVALIDEZ, se procede a votar en el siguiente orden:
EL DOCTOR EMILIO LISANDRO FERNÁNDEZ DIJO:
Vienen los autos a esta alzada en virtud del recurso de apelación que interpone la parte actora contra la sentencia que obra a fs. 49/50 que resuelve rechazar la demanda interpuesta.
Puestos los autos en Secretaría a los fines del art. 259 del CPCCN, la accionante expresa agravios a fs. 57/59, escrito que reúne los requisitos de admisibilidad y suficiente fundamentación, por lo que corresponde la apertura de esta instancia (art. 265 del CPCCN).
En su agravio, la cónyuge supérstite de quien en vida fuera el titular de la presente acción, sostiene que el decisorio recurrido no considera que el causante tuvo un extenso período laboral que justifica la concesión del beneficio pretendido. Alega que el Sr. Gliozzi se encontraba imposibilitado económicamente de realizar sus aportes en virtud de las severas patologías que lo aquejaban. En apoyo a su postura, cita el precedente del Alto Tribunal en autos “Pinto, Ángela Amanda”.
Las manifestaciones vertidas adquieren entidad suficiente para conmover las bases de la sentencia apelada
Se desprende de las constancias que obran en la causa, que el Sr. Gliozzi tenía una incapacidad laborativa del 72,93 % de la total obrera (ver dictamen de la comisión médica de fs. 11/15), siendo evidente su imposibilidad física para realizar tareas remuneradas. Como consecuencia de dichas patologías, fallece el 20 de febrero de 2013 siendo, quien en vida fuera su cónyuge, la continuadora de la presente acción con la finalidad de obtener el beneficio de pensión directa.
Asimismo, se verifica de las actuaciones administrativas que corren agregadas por cuerda que, el “de cujus” tenía presentados servicios con aportes por un total de 24 años y 3 meses (ver cómputo ilustrativo obrante a fs. 25) trabajados tanto en relación de dependencia como autónomo.
De las circunstancias fácticas señaladas “ut supra”, se desprende con elevado grado de certeza que, atento al grado de incapacidad que fuera reconocido en autos -hecho no controvertido por el accionado-, y la extensa cantidad de años trabajados por el demandante, no resulta un escollo insalvable a los intereses del reclamante que no alcanzase la regularidad en los aportes que exige la normativa aplicable, puesto que es evidente que no se configura un supuesto de captación de beneficio, si se repara en la existencia del extenso lapso de aportes señalado.
De esta forma, estimo que el Sr. José Antonio Gliozzi ha cumplido con la obligación de ser solidario con el sistema previsional, circunstancia que no puede ser obviada.
Debo puntualizar, a la luz de lo expresado, que no debe perderse de vista que en el ámbito previsional los jueces deben actuar con suma cautela cuando deciden cuestiones que conducen a la denegación de prestaciones de carácter alimentario, teniendo asimismo en cuenta que en la interpretación de las leyes jubilatorias el rigor de los razonamientos lógicos debe ceder ante la necesidad de no desnaturalizar los fines que la inspiran (cfr. CSJN Sent. del 14/12/93 “Vera Barros C/ Estado Nacional DT 1994-4-1029). En igual sentido se expidió esta Sala en autos “Ortiz Delia c/ anses s/ pensiones”, sent. n° 81.609 del 17/11/00.
Asimismo, cabe tener presente el criterio sustentado por nuestro Más Alto Tribunal en el sentido de que: “… Las leyes previsionales deben interpretarse conforme a la finalidad que con ellas se persigue, lo que impide fundamentar su interpretación restrictiva. El rigor de los razonamientos lógicos debe ceder, en su interpretación, ante la necesidad de que no se desnaturalicen los fines que las inspiran, que no son otros que la cobertura de riesgos de subsistencia…” (CSJN, fallos 286:93).
Conforme las consideraciones vertidas precedentemente, entiendo que corresponde se revoque la sentencia apelada.
Por lo expuesto, voto por: 1) Hacer lugar al recurso de apelación interpuesto, 2) Reconocer el carácter de aportante regular con derecho del Sr. José Antonio Gliozzi, 3) Ordenar a la ANSeS a que en el plazo de 30 días otorgue a la Sra. Francisca Catanzariti -cónyuge supérstite del titular de autos- el beneficio de pensión desde el día 20 de febrero de 2013 y le abone las retroactividades que le hubieren correspondido al causante desde el año previo a la interposición del reclamo administrativo más intereses que deberán ser calculados de acuerdo a la tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días que publica el Banco de la Nación Argentina, 4) Costas por su orden (art. 21, Ley 24463 y 5) Devolver las presentes actuaciones al juzgado de origen a sus efectos.
LOS DOCTORES LUIS RENÉ HERRERO Y NORA CARMEN DORADO DIJERON:
Por compartir sus fundamentos adherimos al voto que antecede.
A mérito de lo que resulta del precedente acuerdo, de conformidad con lo dictaminado por el Ministerio Público Fiscal a fs. 64/66, el Tribunal RESUELVE:
1) Hacer lugar al recurso de apelación interpuesto,
2) Reconocer el carácter de aportante regular con derecho del Sr. José Antonio Gliozzi,
3) Ordenar a la ANSeS a que en el plazo de 30 días otorgue a la Sra. Francisca Catanzariti -cónyuge supérstite del titular de autos- el beneficio de pensión desde el día 20 de febrero de 2013 y le abone las retroactividades que le hubieren correspondido al causante desde el año previo a la interposición del reclamo administrativo más intereses que deberán ser calculados de acuerdo a la tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días que publica el Banco de la Nación Argentina,
4) Costas por su orden (art. 21, Ley 24463 y
5) Devolver las presentes actuaciones al juzgado de origen a sus efectos.
Regístrese, protocolícese, notifíquese y oportunamente devuélvase.
NORA CARMEN DORADO – EMILIO LISANDRO FERNÁNDEZ – LUIS RENÉ HERRERO.

Deja un comentario