Daños y Perjuicios por Mala Praxis Médica. Falta de diligencia del profesional.

Novedades en legislación y jurisprudencia on ,
Se hace lugar a la demanda de daños y perjuicios por mala praxis médica interpuesta por los actores, toda vez que, en coincidencia con lo informado por el perito oficial, se concluye que la actuación del galeno demandado -médico de cabecera- no tuvo la diligencia adecuada para un tratamiento oportuno de la enfermedad que aquejaba a la niña, habiendo subestimado el cuadro clínico que se le presenta...

Se hace lugar a la demanda de daños y perjuicios por mala praxis médica interpuesta por los actores, toda vez que, en coincidencia con lo informado por el perito oficial, se concluye que la actuación del galeno demandado -médico de cabecera- no tuvo la diligencia adecuada para un tratamiento oportuno de la enfermedad que aquejaba a la niña, habiendo subestimado el cuadro clínico que se le presentaba en las reiteradas consultas -neumonía izquierda que causó un derrame pleural izquierdo, con serio compromiso del estado general de la paciente-, siendo tan así que necesitó cirugía y terapia intensiva, encontrando relación causal con el daño.

Se encuentra configurado el daño moral solicitado, entendido éste como la lesión a los intereses espirituales, al dolor y sufrimiento que debió soportar la paciente, se trata de una menor de edad protegida aún con normas internacionales, siguiendo el criterio sentado por la CSJN quien ha destacado que ” es procedente el reclamo de daño moral, que por su índole espiritual debe tenérselo por configurado por la sola producción del evento dañoso, ya que por la índole de la agresión padecida, se presume la inevitable lesión de los sentimientos del demandante” ( “Mosca Arnaldo c/ Buenos Aires, Provincia de (policía bonaerense) y otros s/ daños y perjuicios”, 6/3/07,T. 330, p. 563.), el que se estima (art. 46 del CPC) en la suma de $ 40.000 (PESOS CUARENTA MIL) con mas los intereses del 8 % anual lo que a la fecha representa la suma de $ 54.912 la condena es extensible a la compañía Noble S.A. quien por imperio de la Ley 17418 (art. 118 y c.), se encuentra obligada en la medida del contrato de seguro.

Cámara en lo Civil y Comercial Sala 3, San Salvador de Jujuy, Jujuy

G., J. D. y otro c/ L., G. A. s/ Ordinario

fecha: 06-04-2016

Texto completo:

En la ciudad de San Salvador de Jujuy, Departamento Dr. Manuel Belgrano, Capital de la Provincia de Jujuy, República Argentina a los 6 días del mes de Abril del año dos mil dieciseis, reunidos en el recinto de acuerdos de la Sala Tercera de la Cámara Civil y Comercial, los Sres. Jueces CARLOS MARCELO COSENTINI, ALEJANDRA MARÍA L. CABALLERO y NORMA B. ISSA, bajo la presidencia del primero de los nombrados, ven el Expte. Nº B-268.552/12, caratulado:” ORDINARIO POR DAÑOS Y PERJUICIOS: J. D. G. y P. F. V. H. por su hija menor c/ G. A. L.” en los que,
El Dr. CARLOS MARCELO COSENTINI, dice:
Que a fs. 66/70 se presenta el Dr. ESTEBAN EDUARDO URIONDO con el patrocinio letrado del Dr. JORGE RAFAEL ABUD, representando a los cónyuges J. D. G. y P. F. V. H. quienes actúan en nombre y representación de la menor N. E. G., promoviendo demanda ordinaria por daños y perjuicios (material, moral y gastos médicos) con mas intereses, gastos, costas y desvalorización monetaria en contra del Dr. G. A. L.
Expresa que sus mandantes son padres biológicos de la menor citada, quien fuera irregularmente asistida clínicamente por el demandado, en su carácter de médico especializado en neumonía infantil, toda vez que la misma terminó internada en unidad de terapia intensiva fruto de una neumonía que casi le ocasiona la muerte.
Que el demandado fue consultado los días 21 de abril de 2009, 1 de septiembre de 2009, 13 de Octubre de 2009, 26 de marzo de 2010, 2 de agosto de 2010, 27 de Septiembre 2010 y días 2, 3, 6, 16 y 30 de mayo de 2011 en su consultorio situado en la Clínica del Rosario, con motivo de la fiebre, congestión de las vías aéreas superiores, faringitis, antecedentes de broncolitis, amigdalitis, tos y rinorreas que padecía la menor.
Que la misma padecía el 2 de mayo de 2011 fiebre constante, entre 37º y 38º, vómitos, agitación e inapetencia, por lo que el demandado le medicó ibuprofeno, aplicaciones de aerosol (paf con salbutamo), nebulizaciones, loratadina (descongestivo) y gotas nasales sin indicar antibióticos, ni radiografía de tórax, análisis bioquímicos, etc. sin mejoría alguna, no obstante el tratamiento paliativo que se le imprimía durante aproximadamente 28 días.
Que el día 30 de mayo de 2011, presentaba 39º de fiebre, con vómitos e inapetencia, recibiendo como indicación baño tibio, antitérmicos (ibuprofeno, alternado con novalgina) y control en horas de la tarde, lo que producido, el Dr. L., sin solicitar estudios médicos complementarios, indica igual tratamiento.
Como continuaba con el mismo cuadro febril, los padres de la niña consultaron segunda opinión profesional a la Dra. Susana Valdez, quien previo a solicitar urgente radiografía de tórax y senos paranasales y estudios bioquímicos, diagnostica neumonía, solicitando internación en Clínica Quintar donde ingresa por guardia el día 1/6/11 a hs. 22 por síndrome febril con 72 hs. de evolución que no cede con antitérmicos orales, tos húmeda de 3 a 4 días de evolución, disnea, vómitos mucosos y alimentarios de 2 días de evolución.
Que el día 2/6/11 le diagnostican neumonía izquierda, paciente febril, en estado general regular, con disnea, hipoxemia, se auscultan crepitantes basales, espiración prolongada pero con murmullo vasicular izquierdo.
El día 3/6/11 la paciente llega a picos febriles de 39º, se queja de dolor abdominal con entrada de aire en 1/3 inferior izquierdo con broncofonía subescapular. Se rota antibióticos y solicitan informes de RX de tórax y ecografía para descartar derrame pleural, obtenido los cuales ingresa a Unidad de Terapia Intensiva y luego a quirófano donde se inician maniobras para salvaguardar su vida, luego de lo cual queda controlada con tratamiento antibiótico, hidratación y pedido de radiografías para control de evolución, permaneciendo en UTI los días 3, 4, 5, 6 y 7 de junio de 2011, pasando a una habitación común el día 7 de junio con buena evolución quirúrgica y clínica, permaneciendo internada los días 7, 8, 9, 10, 11, 12 y 13, obteniendo el alta el día 14/6/11, con un total de 13 días de internación.
Estima que esta situación obedeció a la negligencia, omisión y falta de servicio del médico tratante y demandado en autos, quien, a su criterio, no actuó en su momento con la diligencia necesaria, lo que llevó a que la situación de la menor se complique y tenga que ser intervenida quirúrgicamente e internada en terapia intensiva, entre otras consideraciones, agregando que el galeno debió, por lo menos, haber sospechado un posible cuadro de bronquitis y/o neumónico propio de los antecedentes de infecciones respiratorias que presentaba a menudo, estimando que para ello debió haber solicitado, anticipado y/o utilizado todos los medios de diagnóstico a su alcance para iniciar un tratamiento y evitar la internación poniendo en riesgo la vida de la menor, concluyendo que hubo culpa en el actuar médico y solicitando el reconocimiento de daños material y moral, intereses y costas, con ofrecimiento de pruebas.
A fs. 75 se lo tiene por presentado con patrocinio letrado por la representación invocada, corriéndose traslado de la demanda, la que es contestada a fs. 80//90 por el Dr. JORGE DAVID KALNAY en representación del Dr. G. A. L.
Comienza con negativas generales y particulares alegando que su mandante no resulta responsable de los hechos invocados en la demanda, para luego manifestar que la menor era al momento de la atención médica, una niña de 3 años de edad, con crecimiento y desarrollo adecuado, vacunación completa, que a los dos años además recibió la vacuna antineumocócica indicada por su mandante y anualmente la vacuna antigripal.
Como antecedentes patológicos presentaba rino sinusitis recurrente, con un solo episodio de bronquiolitis al año de vida, que no repitió, es decir, sin nuevos episodios de obstrucción en la vía respiratoria baja. Tampoco tenía antecedentes familiares de broncoespasmo o asma.
Que el día 2 de mayo de 2011 presentaba un cuadro de tos y húmeda. Al examen físico se detectó rinorrea anterior (material mucoso por nariz) y fauces congestivas; la saturación de oxígeno en la sangre era de 98 % (dentro de parámetros normales) y a la auscultación pulmonar tenía buena entrada bilaterial de aire en ambos capos pulmonares con algunas sibilancias al final de la tos, solicitándose una radiografía de tórax y una espirometría y medicó con antibióticos, broncodilatadores y corticoides; indicándose a la madre que debía suspender la concurrencia de la niña al jardín, teniendo en cuenta que el episodio se originó luego de la concurrencia al mismo.
Que el día 9 de mayo de 2011 el Dr. L. la controló con buena evolución, afebril, sin síntomas respiratorios con buena entrada bilaterial de aire en ambos campos pulmonares sin ruidos agregados, completándose el examen físico con una espirometría que fue normal, es decir, sin patología pulmonar obstructiva ni restrictiva, indicándose un corticoide tópico nasal para prevenir la rinitis Fluticosona reiterándose el pedido de radiografía de tórax.
Que el siguiente control fue el día 30 de mayo de 2011, es decir, 21 días después del último realizado y con motivo de padecer pico febril de 39º, acompañado de vómito que cedió con antitérmicos, tenía las fauces congestivas con buena entrada bilaterial de aire en ambos campos pulmonares sin ruidos agregados con una saturación (concentración de oxígeno en sangre medida con un oxímetro de pulso) de 98 % (normal).
Que el Dr. L. solicitó laboratorio y reiteró el pedido de radiografía de tórax, indicando pautas de alarma, antitérmicos y control en 24 hs. asumiéndose en cuadro como una faringitis.
Que la madre de la paciente no se presentó a la consulta al día siguiente con la radiografía y el laboratorio; tampoco intentó comunicarse telefónicamente, abandonando el tratamiento en forma unilateral y privando a su mandante de establecer el diagnóstico definitivo en base a los exámenes complementarios solicitados e indicar el tratamiento apropiado; destacando que su representado no tuvo oportunidad de continuar un tratamiento adecuado, razón por la cual no puede, a su criterio, ser responsabilizado por los supuestos daños que se invoca en la demanda, la que debe ser rechazada con costas a la parte actora.
Realiza consideraciones médicos legales, refiere a la conducta de la madre de la víctima, invocando la aplicación del art. 1111 del Cód. Civil como eximente que rompe el nexo causal por abandono de la consulta con el demandado. Analiza los presupuestos de responsabilidad profesional, impugna los rubros indemnizatorios pretendidos, con ofrecimiento de pruebas y solicitud de citación en garantía de la compañía aseguradora.
A fs. 91 se lo tiene por presentado, citándose como tercero a NOBLE S.A. ASEGURADORA DE RESPONSABILIDAD PROFESIONAL, suspendiéndose el procedimiento hasta que conteste o se dé por decaído el derecho a intervenir en el proceso, presentándose a fs. 118/123 representada por el Dr. JORGE DAVID KALNAY.
Reconoce la emisión de póliza de seguro para mantener indemne al demandado por los daños que pudiere ocasionar en el ejercicio de su actividad profesional, hasta el límite de $ 200.000, corriendo el asegurado con los gastos y/u honorarios de los profesionales- médicos o abogados-que optase por designar.
Realiza negativas generales y particulares adhiriendo a las efectuadas por el demandado como asimismo a los hechos expresados por el mismo en su contestación de la demanda, a las consideraciones médico legales y jurídicas y cuestionamiento de los rubros indemnizatorios por razones de economía procesal, con ofrecimiento de pruebas.
A fs. 135 se lo tiene por presentado, corriéndose traslado a los actores por el término y a los fines del art. 301 del CPC, lo que es contestado a fs. 138/9.
A fs. 140 se cita a las partes a una audiencia de conciliación, con resultado negativo (fs. 146), abriéndose la causa a prueba (fs. 149) la que se produce.
A fs. 230, y previa integración del Tribunal (fs. 229 vta.), se fija fecha de Audiencia de Vista de la Causa, presentándose a fs. 244 el Ministerio Pupilar convalidando las actuaciones cumplidas y solicitando se haga lugar a la demanda promovida en representación de la menor N. E. G.
A fs. 246 se celebra la Audiencia mencionada, quedando la causa en estado de resolver.
En primer lugar, dado que el daño invocado se habría generado con anterioridad a la vigencia del código unificado (año 2011), el conflicto debe ser juzgado por la ley vigente al momento del hecho (Cód. Civil hoy derogado) conforme lo dispuesto por el art. 7 de la nueva norma, similar al art. 3 del precitado (en este sentido Kemelmajer de Carlucci, A., LL 2/6/215, punto IV último párrafo; Lorenzetti, R.L., “Cód. Civ. y Com. de la Nación Comentado”,T. I, p. 47 y sgtes., Ed. Rubinzal Culzoni).
En segundo lugar, atento a la partida de nacimiento que corre a fs. 10, los actores, en su carácter de progenitores, se encuentran legitimados para accionar en representación de la menor N. E. G. (art. 274 del Cód. Civil, hoy art.646 inc. f) del Cód. Civ. y Com.).
En tercer lugar, las partes se encuentran de acuerdo en la existencia del acto médico denunciado en la demanda, pero mientras los actores atribuyen responsabilidad al demandado como consecuencia del mismo, la parte demandada la niega.
Tal como ya se ha dicho (año 2015), en lo pertinente, con motivo del Expte. Nº B-39.750/98, caratulado: “ORDINARIO POR DAÑOS Y PERJUICIOS: FLORINDA VALE DE CAZÓN, CLARA DOLORES CAZÓN, CLAUDIO MARTÍN CAZÓN, ABEL ANTONIO CAZÓN, NADIA RUTH CAZÓN y MARISOL SOLEDAD CAZÓN c/ SANATORIO QUINTAR S.R.L.”
“Sabemos que una de las condiciones para que prospere una demanda de daños y perjuicios es demostrar la existencia del daño y el necesario nexo causal; de lo contrario, la misma no puede ser acogida.”
“El nexo causal consiste en el necesario concatenamiento entre el hecho productor del daño y la lesión sufrida, resultando indispensable que las circunstancias invocadas sean debidamente acreditadas, sin desconocer que por imperio de la llamada carga de las pruebas dinámicas, el galeno… demandado se encuentra también obligado a producir las propias, por encontrarse en mejores condiciones para indicar los elementos que hacen al acto médico.”
“Por otra parte, resulta adecuado recordar que la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha decidido en repetidas oportunidades que los jueces no están obligados a analizar todos los argumentos articulados por las partes o probanzas producidas en la causa, sino únicamente aquéllos que a su juicio resulten decisivos para la resolución de la contienda (Fallos 276:132, 280:320, 303:2088, 304:819, 305:537, 307:1121) y así, en el caso, se destaca, a mi consideración, la pericial del Dr….”Carlos Rafael Gaspar designado a fs 176.
“La prueba pericial en los juicios por responsabilidad médica revisten suma importancia atento a la materia que tratamos, sobre las cuales los jueces carecen de conocimientos médicos, requiriendo del auxiliar de la justicia para resolver las cuestiones traídas para resolver.”
En el caso, el perito informa (fs. 189/202, 200/224), que el acto médico fue incorrecto, así expresa, en lo pertinente, que el demandado atendía por consultorio externo a la menor de autos, habiendo concurrido efectivamente para su consulta los días 2/5/11 y 9/5/11, siendo evaluada el 30/5/11 (un día antes de la internación de urgencia por neumonía izquierda en el Sanatorio Quintar) sin que se haya tomado conducta preventiva de internación conforme a los datos clínicos que relata, teniendo en cuenta la evolución tórpida de la patología pulmonar (neumonía izquierda con derrame pleural) que presentaba la niña, poniendo en riesgo su integridad física en detrimento serio en su salud.
Que el estado actual de salud al momento de la pericia es bueno (niña de 7 años, orientada en tiempo y espacio, tranquila, observadora, contenida, vivas), refiere que va a la escuela (primer grado), que es buena estudiante y le gusta hacer deporte. Al examen físico: normal; en zona izquierda del tórax se observa una cicatriz de 3 cm. x 2 cm. como consecuencia de la cirugía de drenaje pleural, para la colocación del tubo; la niña presenta en forma esporádica crisis asmática leve asintomática.
Estima el experto que la relación médico paciente no fue adecuada, dado que no hubo seguimiento estrecho ni buena comunicación como tampoco una historia clínica clara, cronológica, diaria, completa y sistemática, encontrando error médico que posterga estudios y si bien se hace un correcto diagnóstico, es tardío, lo que estima constituye una falta de lex-artis en un paciente delicado.
Teniendo en cuenta que la niña era controlada por el demandado (médico de cabecera) y que presentaba episodios de origen respiratorio a repetición sin gravedad, los que trataba, controlaba y medicaba. Que en el año 2011 recibió numerosas visitas de la paciente cuyo estado de salud no mejoraba. Que en el mes de mayo de 2011 sus síntomas eran mas que suficientes para internarla y realizar estudios de urgencia (fs. 40) que no se realizaron, dado que la atención fue ambulatoria, sin que se considere el grado de deterioro de su organismo, tan es así, que aún la testigo Dra. Susana Valdez al momento de la consulta “sospechó” que podía tratarse de una neumonía, razón por la cual pidió radiografía de tórax e internación de urgencia (fs. 19).
Este testimonio técnico reviste importancia a la hora de valorar la conducta del demandado, ya que se estima que la Dra. Valdez, por su condición de médica, se encuentra en mejores condiciones de brindar conceptos calificados derivados de su ciencia y en función de los hechos percibidos al momento de auscultar a la paciente; y si tuvo oportunidad de sospechar la posible enfermedad, bien pudo ser la conducta que (un día antes según Historia Clínica obrante en caja fuerte de esta Sala) debió llevar al demandado a pedir igual internación.
Coincido con el perito oficial Carlos Rafael Gaspar, que la actuación del galeno demandado no tuvo la diligencia adecuada para un tratamiento oportuno, habiendo subestimado el cuadro clínico que se le presentaba (neumonía izquierda que causó un derrame pleural izquierdo, con serio compromiso del estado general de la menor); tan es así, que necesitó cirugía y terapia intensiva, encontrando relación causal con el daño, lo que me lleva a hacer lugar a la demanda.
En mérito a lo dicho, encuentro configurado el daño moral solicitado, entendido éste como la lesión a los intereses espirituales, al dolor y sufrimiento que debió soportar la paciente, se trata de una menor de edad protegida aún con normas internacionales, siguiendo el criterio sentado por la CSJN quien ha destacado que ” es procedente el reclamo de daño moral, que por su índole espiritual debe tenérselo por configurado por la sola producción del evento dañoso, ya que por la índole de la agresión padecida, se presume la inevitable lesión de los sentimientos del demandante” ( “Mosca Arnaldo c/ Buenos Aires, Provincia de (policía bonaerense) y otros s/ daños y perjuicios”, 6/3/07,T. 330, p. 563.), el que se estima (art. 46 del CPC) en la suma de $ 40.000 (PESOS CUARENTA MIL) con mas los intereses del 8 % anual lo que a la fecha representa la suma de $ 54.912 la condena es extensible a la compañía Noble S.A. quien por imperio de la Ley 17418 (art. 118 y c.), se encuentra obligada en la medida del contrato de seguro.
Tengo en cuenta para ello que la paciente permaneció un total de trece días internada (fs. 19/25), de los cuales cinco días (fs. 42/46) estuvo en terapia intensiva, que sufrió una intervención quirúrgica con drenaje pleural que le ocasionó una cicatriz lateral de tórax (fs. 17 y 18 de la pericial) y sobre todo, esto es, en la evaluación del daño, la circunstancia que en la actualidad ha recuperado su integridad física en forma normal, siendo su estándar de vida de una niña saludable y una vida escolar normal para su edad.
En mérito a lo dicho, corresponde hacer lugar a la demanda entablada por los Sres. J. D. G. y P. F. V. H. en representación de su hija menor N. E. G. en contra del Dr. G. A. L. por la suma indicada, quien deberá abonar a los primeros en el término de diez días computados a partir de la notificación de la sentencia, y en defecto de ello, la suma de condena devengará intereses a tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina según doctrina del S.T.J. en la materia (L.A. Nº 54, Fº 673/678, Nº 235 del 11/5/11 y L.A. 54, Fº 910/917, Nº 242 del 16/5/11) hasta el efectivo pago.
Imponer las costas al vencido (art. 102 del CPC), proponiendo regular los honorarios profesionales de los letrados JORGE RAFAEL ABUD en la suma de $, ESTEBAN EDUARDO URIONDO en la suma de $, JORGE DAVID KALNAY en la suma de $, y los del perito CARLOS RAFAEL GASPAR en la suma de $ por la labor desarrollada en autos,teniendo en cuentael mérito y eficacia de la labor cumplida, el monto por el que progresa la demanda y el carácter de la intervención profesional, como así también las disposiciones contenidas en la ley arancelaria local y Acordada 14/86.
Tal es mi voto.
Las Dras. ALEJANDRA MARÍA LUZ CABALLERO y NORMA BEATRIZ ISSA,se adhieren a lo manifestado por Presidencia de trámite, previa deliberación.
Por todo ello, la SALA TERCERA DE LA CÁMARA CIVIL Y COMERCIAL DE LA PROVINCIA DE JUJUY,
RESUELVE
1) Hacer lugar a la demanda entablada por los Sres. J. D. G. y P. F. V. H. en representación de su hija menor N. E. G. en contra del Dr. G. A. L. por la suma de $ 54.912 (PESOS CINCUENTA Y CUATRO MIL NOVECIENTOS DOCE), quien deberá abonar a los primeros la suma indicada en el término de diez días computados a partir de la notificación de la sentencia, y en defecto de ello, la suma de condena devengará intereses a tasa activa cartera general (préstamos) nominal anual vencida a treinta días del Banco de la Nación Argentina según doctrina del S.T.J. en la materia (L.A. Nº 54, Fº 673/678, Nº 235 del 11/5/11 y L.A. 54, Fº 910/917, Nº 242 del 16/5/11) hasta el efectivo pago, extensivo a la compañía de seguro Noble S.A. en la medida del seguro contratado.
2) Imponer las costas a la parte vencida (art. 102 del CPC).
3) Regular los honorarios profesionales de los letrados JORGE RAFAEL ABUD en la suma de $ ESTEBAN EDUARDO URIONDO en la suma de $ JORGE DAVID KALNAY en la suma de $ y los del perito CARLOS RAFAEL GASPAR en la suma de $ por la labor desarrollada en autos, con mas IVA si correspondiere.
4) Regístrese, agréguese copia en autos, notifíquese por cédula, dése intervención a la C.A.P.S.A.P. y Dirección Provincial de Rentas.

Deja un comentario