Aseguran que las mujeres pobres sufren el doble de la inactividad laboral

Pasados 8 años de su creación, informes de prensa adelantan que un estudio de UNICEF, la Universidad de Buenos Aires y la Universidad de La Plata habrían encontrado que la AUH no tendría impactos significativos en las decisiones de participación laboral ni en la tasa de empleo de las madres. De este modo, no sería posible concluir que la AUH haya generado desincentivos al trabajo.

La Asignación Universal por Hijo no estaría teniendo impactos importantes sobre la decisión de trabajar de las madres. Se trata de una de las principales debilidades de este programa social ya que al no estimular el acceso a un empleo se reducen las posibilidades de superar la pobreza. El progreso social y la equidad de género requieren que las mujeres pobres salgan de la “trampa de inactividad”. Para ello es necesario un profundo replanteo de las políticas educativas y de cuidados infantiles.

La Asignación Universal por Hijo (AUH) generó, desde su creación a fines del año 2009, la discusión sobre los posibles desincentivos a la participación laboral de las mujeres que la reciben. Como el subsidio se otorga por la cantidad de hijos y se lo condiciona a tareas culturalmente impuestas a las madres (controles de salud de los hijos y escolaridad) un efecto no deseado que podría presentarse sería la inducción de las mujeres beneficiarias a confinarse a las tareas del hogar.

Pasados 8 años de su creación, informes de prensa adelantan que un estudio de UNICEF, la Universidad de Buenos Aires y la Universidad de La Plata habrían encontrado que la AUH no tendría impactos significativos en las decisiones de participación laboral ni en la tasa de empleo de las madres. De este modo, no sería posible concluir que la AUH haya generado desincentivos al trabajo.

Si bien el estudio todavía no fue publicado, con información procesada de la encuesta de hogares del INDEC se puede avanzar en el análisis del tema. Tomando al grupo de mujeres que declaran recibir algún subsidio asistencial y que están en edades reproductivas y laborales centrales (entre 25 y 45 años de edad) se observa que, entre el 2009 y el 2016:
En el total de mujeres de este grupo etario la tasa de inactividad laboral (mujeres que no trabajan, ni buscan trabajo) pasó de 30% a 31%.

Entre las mujeres de hogares que no reciben subsidios asistenciales la tasa de inactividad laboral se mantuvo estable en 28%.

Entre las mujeres de hogares que sí reciben subsidios asistenciales la tasa de inactividad laboral se redujo de 52% a 50%. Fuente IDESA

Fuente: NA

Continuar leyendo:


http://www.ele-ve.com.ar/Aseguran-que-las-mujeres-pobres-sufren-el-doble-de-la-inactividad-laboral.html

Fuente: Eleve- http://www.ele-ve.com.ar

Deja un comentario